Blog Escritura, Blog Psicología

Aprender del encierro por COVID-19

Madrid, 19 de marzo de 2020, estamos todos atrincherados en nuestras casas, los más afortunados sanos y salvos, sin más consigna que la de permanecer en casa, con la despensa llena y buena compañía.

A estos es a quienes les dedico este artículo, y si algo aprendí del cáncer, es que de todo se puede sacar algo bueno.

Hay muchas maneras de vivir esta situación de encierro. Hay personas a las que un parón (siempre y cuando el covid-19 no llame a su puerta o la de algún ser querido) les viene muy bien, la verdad, a otras, por cuestiones económicas y de ansiedad, no tanto. Y todos, estén en la situación que estén, pueden aprender algo nuevo que no sabían de ellos antes de todo esto. Vamos a intentar quedarnos con lo bueno.

Creo que este es un buen momento para retomar cosas que no tenemos tiempo de realizar cuando estamos en el continuo circo del día a día. Por lo menos los que vivimos en Madrid, ciudad que nunca descansa, donde para quedar con un amigo tiras de agenda y le das para dentro de dos meses…. Y aquí nos veis a todos, confinados en nuestras casas, sin más que hacer que estar con nosotros mismos, y con nuestros familiares, o solos (a parte de teletrabajar los afortunados que no se queden sin trabajo, y hacer de maestros los padres, claro está)

Por eso esta es una invitación forzosa multitudinaria a darnos cuenta de que somos más capaces de llevar bien una situación adversa de lo que pensábamos.

  • Es una invitación forzosa a aprender a gestionar la frustración de no poder salir, y a agudizar el ingenio para divertirnos sin consumir.
  • Es un buen momento para estar en familia, si somos padres que viajan demasiado, o que estamos más ausentes de que nos gustaría.
  • Quizá recordemos que sin el estrés del trabajo y de las prisas, somos personas relajadas y alegres.
  • Que somos más tranquilos de lo que pensábamos, que somos capaces de conectar con nosotros mismos y con las emociones placenteras de no hacer nada especial, sólo de estar.
  • Puede que aprendamos que al final, lo importante es la salud, y la familia, y no todas esas quimeras que nos pasamos la vida persiguiendo.
  • O incluso puede que nos ayude a darnos cuenta de que la compañía no acaba de gustarnos, y que hay que cambiar de tercio.
  • Que aprendamos que si no nos pilla esta plaga, en realidad somos afortunados, en lugar de estar pensando siempre todo lo contrario.
  • Puede que siempre hayas pensado que eras débil y cobarde, y ahora que no te queda otra, resulta que eres más valiente de lo que pensabas.
  • O no podías quedarte en casa un segundo, y ahora resulta que disfrutas de sentarte a ver la tele o leer un libro.

Quiero hacer una invitación a la reflexión a todo el mundo: El que está más relajado de lo que pensaba, y el que no, para aprender de nosotros mismos algo que nos pueda ayudar en un futuro cuando por fin, podamos salir de nuestras casas, de nuestra zona de confort para muchos, de nuestra cárcel para otros, y enfrentarnos de nuevo a esa vida que nos espera fuera…pero dentro de un tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s